sábado, 15 de noviembre de 2008

TRATAMIENTO ODONTOLÓGICO DE LOS NIÑOS

- ¿A qué edad hay que empezar a cepillarse y por qué es necesario cepillarse los dientes?
- Es necesario cepillarse los dientes porque la boca es un medio muy séptico, esto es, tiene millones de bacterias que en presencia de dulces, generan un ácido que ataca el esmalte dental, produciendo caries y por otro lado la placa bacteriana produce inflamación de la encía. Una encía inflamada se vuelve sangrante y consecuentemente, se pierde hueso de sostén del diente, de los tejidos de sostén del diente con el consecuente problema de la enfermedad periodontal causando pérdida de dientes por movilidad. También para combatir el mal aliento, que depende de la presencia de sustancias sintetizadas por las bacterias. Hay que cepillar los dientes y la lengua.
- ¿A qué edad comenzar?
- Cuando salen los primeros dientecitos, será la madre o la persona al cuidado de la higiene del niño, la que los cepillará. No es necesario usar pasta. A los dos años y medio aproximadamente el niño tiene todas las piezas temporarias, o dientes de leche como se les llama comúnmente. Alrededor de esa edad y como si fuera un juego hay que comenzar con el uso del cepillo dental, sin pretender que los limpie, tarea que seguirá ejerciendo el adulto hasta que el niño tenga la destreza necesaria para cepillarse él mismo.
- ¿Y a partir de qué edad hay que llevar a los niños al dentista, es conveniente revisar de vez en cuando si tienen caries, o si necesitan ortodoncia, etc?
- A partir de los tres años es conveniente comenzar con las revisiones, el niño se va familiarizando con el dentista. Si tuviera caries cuanto más pequeñas sean más fáciles serán de tratar y menos trastorno le traerá al niño. Cuando la caries es grande con mucha destrucción de la corona del diente, no sólo producirá dolor cosa que predispone mal al chaval para el tratamiento sino que puede perder espacio para los dientes que tendrán que salir en el lugar del temporario con la consiguiente dificultad para que los permanentes encuentren el sitio adecuado. Es muy importante no solo por problemas de alineación futura de los dientes sino por la salud en general ya que sabemos que un problema mayor puede originarse en un proceso infeccioso bucal.
- ¿O sea que los dientes de leche es conveniente arreglarlosaunque se vayan a caer lo mismo?
- Por supuesto, si no estaríamos preparando un candidato a tratamiento de ortodoncia, o pondríamos en riesgo su salud y la posibilidad de un padecimiento por dolor que podríamos haber evitado.
- Supongo que igual que hay una edad idónea para comenzar el tratamiento, también habrá un límite de edad. ¿Hasta qué edad puede uno comenzar un tratamiento de ortodoncia si lo necesita?
- Depende del problema del que se trate. Hay tratamientos que conviene comenzarlos tempranamente, a los cuatro o cinco años, cuando se trata de corregir hábitos como la costumbre de chuparse el dedo, el labio, como la respiración por la boca que produce malformación de los maxilares y una gran sintomatología asociada. En estos casos hay que actuar conjuntamente con el otorrinolaringólogo si la causa de esta respiración fuera la presencia de vegetaciones o amígdalas enormes. Hay problemas que mejor tratarlos cuando estén todos los dientes permanentes erupcionados.
La mejor edad para los tratamientos de ortodoncia es en la infancia y pubertad pero si tenemos problemas estéticos o funcionales en edad adulta, siempre que no haya un problema periodontal (de encías y tejidos de sostén del diente) se puede comenzar hasta los cincuenta y tantos años o más.
- No debe ser fácil tratar a un niño, que se quede quieto el tiempo necesario. Luego está el miedo al dentista. ¿Cómo se maneja todo esto?
- A veces los niños nos sorprenden porque aceptan ser tratados con mejor disposición que los adultos. Cuando un niño es llevado al dentista desde pequeño lo toma como algo natural y normalmente no hay problema para que se deje atender. Es muy importante la actitud de los padres a la hora de preparar al niño para la visita al dentista. Si los padres son aprehensivos o le transmiten el miedo, tendremos problemas para que abra la boca. De todas maneras el juego es una buena manera de ganarse la confianza de los pequeños, todo debe ser presentado lúdicamente.
Hay casos más severos donde debemos recurrir a los psicoanalistas, para averiguar la causa del temor y conseguir que se deje atender.
Olga de Lucia Vicente

1 comentario:

Fernando dijo...

Me recomiendan alguna clinica para cotizar un tratamientos de ortodoncia?